martes, 28 de junio de 2011

CUMPLIENDO CON SU HERMANDAD


Es mi padre hombre de profundas convicciones cristianas, quizás el que mejor nos haya inculcado el servicio a la Iglesia, a la institución, pese a sus defectos, y el que mejor nos haya hecho comprender que las Hermandades son colectivos que pertenecen a la Iglesia, aunque cuenten con su propia idiosincracia.

Por todo lo antes expuesto, para él sea tan importante la participación en la Procesión del Corpus con su Hermandad de la Bofetá. Y lo hace siempre desde el corazón, no de cara a la galería, con ese sentido de responsabilidad por su pertenencia a la misma, que le lleva a enojarse consigo mismo cuando ve a hermanos antiguos de la corporación sentados en las sillas que el Consejo dispone para contemplar, previo pago, el discurrir de la misma. Que no solo debe acudirse a esta principal procesión cuado se es oficial de la mesa de gobierno...

Y ahí lo tienen, en la procesión del pasado Jueves, con sus casi 66 años en el cuerpo, con dos operaciones en sus rodillas maltrechas pero cumpliendo con la principal de sus devociones, la de Jesús Sacramentado, que siendo muy niño aprendió a amar, quizás inculcado por mi abuela Gracia o tal vez por la sabiduría de los padres Salesianos donde se formó.

Sea como fuere, y como tantas veces he proclamado en este blog, es y sigue siendo el espejo en el que siempre me miro.

(Foto by Tania Martagón)

2 comentarios:

  1. Que gran persona y mejor Bofetero es D. Rafael Ríos...

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pepe por tus palabras. Un abrazo

    ResponderEliminar